PROYECTO MUSEO URBANO

El estado del migrante, (¿será para toda la vida ese estado de eterismo que provoca andar sin raíces?). Las ciudades empiezan a ser todas iguales: tu casa, tu lugar , al menos un lugar en el que puedes estar. Imaginé una naturaleza que avanza, que “invade” como ese personaje, pero que sobre todo, lo acompaña. ¿Es ese el estado del migrante? ¿O es vivir olvidando? Ir hacia un lugar sin saber, sin ver, apenas sentir. Estar inmune, inerte. Estar para adentro, vivir para adelante. Como la naturaleza, con un pasado tan remoto que es casi imperceptible, aunque constitutivo. Sin entender pero sin miedo. 

Back to Top